Continúa la actividad del basquetbol de verano en Las Vegas, donde los Timberwolves y Warriors protagonizaron un juego dramático que se tuvo que decidir en tiempo extra con triunfo para el conjunto de Minnesota. Con menos de 10 segundos por jugar, Charles Cooke de los Timberwolves se lució con una flotadora contra la tabla que empató el partido.


En el primer tiempo extra terminó empatado el juego a 76 luego de que una falta sobre Bryce Alford detrás de la línea de tres lo mandó a cobres tres tiros libres desde la línea de castigo. A pesar del dramatismo, C.J. Williams llegó con una flotadora contra la tabla, similar a la del empate, que dio por terminado el partido en “muerte súbita” con victoria de los Timberwolves 78 a 76 sobre los Warriors.

FacebookTwitterWhatsAppCopy Link