La pesadilla se repitió para Connecticut

¿Hay algo más doloroso que perder una semifinal en tiempo extra?