La historia de Tim Duncan

Tim Duncan no era un apasionado del baloncesto en sus primeros años e incursionó en este deporte por una jugada del destino.