El escándalo que provocó el caso Charles Oakley y su expulsión del Madison Square Garden parece que empieza a bajar de tono, pero tuvo que llegar ayuda externa, Michael Jordan y el Comsionado Adam Silver ayudaron a poner orden con los Knicks.


Los involucrados se reunieron en las oficinas de la NBA, ahí estuvieron Charles Oakley, el dueño de los Knicks, James Dolan, el Comisionado Adam Silver y vía telefónica Michael Jordan, buen amigo del propio Oakley. En la reunión celebrada la tarde del lunes, tanto Oakley como Dolan se ofrecieron disculpas por la situación que se vivió la semana pasada en el Madison Square Garden y hablaron del impacto negativo que tuvo el incidente tanto para los Knicks como para la propia NBA.

Michael Jordan y el Comisionado Adam Silver ponen orden con los Knicks

Hoy se sabe que la prohibición para que Charles Oakley ingrese al Madison Square Garden ha quedado levantada, pero el ex jugador de los Knicks pide algo más, en entrevistas con algunos programas de ESPN, Oakley señaló que lo que realmente quiere es una disculpa, sobre todo para los aficionados: “Esto no tiene nada que ver con estar en el Garden, se trata de los fans. Quiero que ellos se disculpen con los aficionados, se lo dije al Comisionado, quiero una disculpa para los fans”, fue algo de lo que comentó Oakley.

Por lo pronto el tema seguirá dando de qué hablar, Oakley espera una disculpa y dice que siente herido, ahora veremos si James Dolan y los Knicks hacen su parte y se deciden a hablar en público sobre este caso, creemos que sería sano para la organización que salieran a brindar su postura y cerrar este bochornoso capitulo para la franquicia.

FacebookTwitterWhatsAppCopy Link