Suscríbete y recibe noticias todos los Lunes, además de regalo un 10% de descuento en la tienda.

Ray Allen se une al club de los inmortales

1 abril, 2018
 

Hace pocos días se hizo pública la inducción de tres leyendas al Salón de la Fama de Naismith: Steve Nash, Jason Kidd y Grant Hill. Como se venía adelantando desde meses previos, Ray Allen se une al club de los inmortales al ser inducido al Salón de la Fama. Ray es una de los históricos de la NBA, aún conserva el récord de más tiros de tres puntos anotados con 2973.

Ray Allen fue campeón de la NBA en dos ocasiones 2008 con los Celtics y 2013 con el Heat de Miami, además de ser 10 veces llamado al Juego de Estrellas de la NBA. La lista de la completan Maurice Cheeks, Tina Thompson, quien fue la primera selección del Draft en la historia de la WNBA, Lefty Driesell, Charlie Scott, Rick Welts, Rod Thorn, Dino Radja, Katie Smith y Onra Mae Washington.

 
Escrito por Viva Basquet

Más articulos

27 octubre, 2018

¿Ya conocen el LNBP2K18?

La creatividad del mexicano no tiene límite.

18 febrero, 2018

La noche mágica de Pippen y Jordan en Indiana

Esa fecha quedará marcada por siempre para la dupla Pippen-Jordan ya que en conjunto lograron 84 puntos.

4 marzo, 2018

Ex NBA que ahora son dueños de equipos

Las estrellas de la NBA reciben sueldos millonarios y algunos han sabido administrar muy bien sus ganancias.

1 marzo, 2018

James Harden no tuvo piedad de Wesley Johnson

Los Clippers no lograron soportar los embates de los tejanos que llevan la mejor marca de toda la NBA.

24 marzo, 2018

La historia del gigante de Fuerza Regia

La historia del gigante de Fuerza Regia se remonta a su juventud, cuando con 15 años ya medía más de dos metros de altura.

31 julio, 2018

Trae Young y su nuevo automóvil

Al parecer Trae Young no ha visto nuestro artículo “De la gloria a la bancarrota”.

13 febrero, 2018

El Jazz de Utah anda imparable

Desde el 22 de enero, el Jazz de Utah no ha perdido un solo partido.

14 octubre, 2018

Joakim Noah exprimió a los Knicks

La carrera de Joakim Noah en Nueva York fue más llamarada de petate que un verdadero paso digno del recuerdo.