Dennis Smith Jr se lució, pero no logró salvar a los Knicks


Hace muy pocos días, la revista Forbes dio a conocer que los Knicks de Nueva York siguen siendo la franquicia más valiosa de la NBA. Claro, esto en términos monetarios porque en la duela parece ser que nadie los puede salvar del abismo donde se encuentran metidos. Ya se fue Porzingis y Hardaway Jr.  Lo mismo hizo Enes Kanter, un jugador con mucha personalidad que no logró congeniar con el estilo de juego de David Fizdale. Los Knicks apuestan a la juventud y el elegido es Dennis Smith Jr.

Con esa encomienda enfrentó su tercer juego como miembro de los Knicks en una visita muy complicada a la Ciudad Motor. El jugador de segundo año en la NBA tuvo una primera mitad destacada en la que anotó 19 puntos que de poco sirvieron al momento de detener el vendaval ofensivo de los Pistones de Detroit. Al regresar del vestidor, Dennis revivió sus buenos momentos con los Mavericks y protagonizó una clavada 360º espectacular.

Después de esta jugada, los Knicks tomaron valor y lograron plantarle cara a unos Pistones que llegaron a estar arriba por 23 puntos. Fueron pocos minutos en los que el partido se mantuvo empatado o con los Knicks arriba por un punto. De nueva cuenta, los Pistones fueron arrolladores y le propinaron a los neoyorquinos su décimo quinta derrota al hilo, esta vez por un contundente marcador de 103 a 120. Dennis Smith Jr se lució con su mejor actuación en la NBA, 31 puntos, 8 asistencias y 2 rebotes, pero no fueron suficientes para salvar a los Knicks.

En la otra esquina, los Pistones lograron su tercera victoria al hilo, con lo que arañan puestos de Playoffs al ubicarse en el noveno peldaño del Este con marca de 25 triunfos por 29 derrotas. Andre Drummond fue una aplanadora y finalizó el partido con 29 puntos, 20 tablas, 17 de ellas a la defensiva, y un par de asistencias.

FacebookTwitterWhatsAppCopy Link