Cultura tóxica en la WNBA

“… Nunca me habían tirado tanto al suelo. El mensaje era: Queremos que sepas que no nos gustas… “