Un autógrafo nada común.

La cara de anonadado de Klay Thomson no es para menos