La jornada navideña ha quedado atrás y no queda más que agradecer a la NBA por darnos esa oportunidad de disfrutar todo un día del mejor basquetbol del mundo, es sin duda uno de esos pequeños placeres que solo a los que nos encanta este deporte podemos entender. Por otro lado los cinco partidos que se llevaron a cabo el domingo pasado nos dieron algunas cosas para comentar.


Resaca navideña en la NBA

Sin lugar a dudas el juego más trascendente de la cartelera fue el que escenificaron Warriors y Cavaliers. Ver frente a frente a los dos últimos campeones fue un grato regalo y el partido no decepcionó, está claro que hoy las cosas son distintas, si se llegaran a ver las caras nuevamente en la final sería muy interesante y los dos equipos sabrían perfectamente donde hacer daño al rival. Creo que la ventaja la tendría Cleveland, los Warriors cuentan con una nueva y poderosa arma como lo es Kevin Durant que puede cambiar el destino, pero los Cavs son ahora los que tienen una gran ventaja en al aspecto mental. Sobreponerse de una desventaja de 1-3 y regresar el pasado domingo para repetir la dosis a los Warriors los pone un nivel por encima de Golden State.

Queda mucha temporada, en algunos meses sabremos si todo va encaminado para que Warriors y Cavaliers se enfrenten nuevamente por el título. Por lo pronto hay tiempo para que Steve Kerr trabaje en ese golpe moral que significó perder las Finales, además un factor importante es que ahora, Golden State ha cambiado la admiración por cierto odio de parte de un buen número de aficionados y eso sin duda también les ha pegado. Cleveland deberá aprender la lección y mantenerse sin soberbia y enfocados en regresar por el bicampeonato, talento tienen y en el Este no tendrán mucha oposición.

FacebookTwitterWhatsAppCopy Link