La semana pasada los primeros momentos de la temporada de la NBA estuvieron llenos de drama a causa de la terrible lesión que Gordon Hayward sufrió. Los ánimos cayeron en la casa de los Cavaliers de Cleveland en lo que se suponía sería un juego sumamente atractivo por el enfrentamiento entre LeBron y Kyrie Irving.


En la Costa del Pacifico, los Warriors se preparaban para la fiesta de campeonato, Kevin Durant cuenta la historia detrás del festejo de los campeones.

Previo al juego inaugural en la Oracle Arena, KD se estaba arreglando para recoger su anillo de campeón cuando todos en la sala gritaron debido a la escalofriante lesión de Hayward. Como muchos de sus colegas deportistas, Durant se quedó sin palabras, sorprendido de ver como en unos instantes el trabajo duro de un basquetbolista se derrumba.

“Sabemos que Gordon va a recuperarse y seguir siendo Gordon Hayward cuando regrese de la lesión, pero es una mierda ver lo que pasó” comentó Durant camino a la arena.

Ya en la ceremonia llevada a cabo en la duela de Golden State, Kevin fue ovacionado al recoger su anillo de campeón, algo por lo que luchó contra marea y tuvo que lidiar con críticas. Los campeones defensores han tenido un inicio intermitente, pero seguro son serios candidatos a repetir el título de la NBA.

FacebookTwitterWhatsAppCopy Link